TÍTULOS Y

  • YO CLAUDIO, de Robert GravesSupuesta “autobiografía” de Claudio, singular emperador romano predestinado a serlo a pesar de que sus deseos fueran por otros caminos. Graves dibuja sin concesiones un espeluznante retrato sobre la depravación, las sangrientas purgas y las intrigas cainitas llevadas hasta el crimen durante los reinados de Augusto y Tiberio. Pero Yo, Claudio es también Calígula y su etapa sádica, Mesalina, Livia y, cómo no, Roma, un decorado único para esta trama argumental apasionante que se llevó a la pequeña pantalla con rotundo éxito.
  • YO, TRAJANO, de Jesús Pardo.
  • YO, ZENOBIA, REINA DE PALMIRA, de Bernard SimiotZenobia convirtió Palmira en una hermosa y refinada ciudad, pensando en convertirla en la capital de un reino árabe que habría de suceder a Roma en el gobierno del mundo. Pero el emperador Aureliano puso fin a su sueño. Esta novela es el relato de la vida de una mujer valerosa que fue capaz de desafiar a las legiones romanas.