TÍTULOS P

  • PENÉLOPE Y LAS DOCE CRIADAS, de Margaret Atwood. Probablemente una de las gestas heroicas más glosadas y conocidas de todos los tiempos, el regreso de Ulises a Ítaca nos deja también un gran interrogante acerca de la terrible matanza de los pretendientes de Penélope y sus doce criadas: ¿por qué se ahorcó a las mujeres y cuáles eran las verdaderas intenciones de Penélope? En un audaz e inspirado giro al relato de Homero, Margaret Atwood cede a Penélope la voz narradora que nos conduce hacia la respuesta del misterioso suceso. Su relato, colmado de sabiduría y humor, resulta inquietante, fruto de la imaginación de una autora ampliamente reconocida por su capacidad de contar historias con un elevado tono poético.
  • PERICLES, EL INVENTOR DE LA DEMOCRACIA, de Claude MosséEl nombre de Pericles (h. 495-429 a.C.), el primer ciudadano de Atenas que gobernó la ciudad durante más de treinta años, permanece unido para siempre al siglo V a.C., el más representativo de la civilización griega antigua. A él debemos el excepcional florecimiento de las artes y las letras, pero sobre todo la instauración de la democracia, erigida hoy en modelo de gobierno por los países más poderosos.
  • PERICLES EL ATENIENSE, de Rex WarnerA través del relato de Anaxágoras, Rex Warner nos ofrece no sólo la más completa novela sobre un personaje tan atractivo como Pericles, sino además una ajustada y rigurosa imagen de la Atenas que con él se forjó. Se trata además de una etapa de esplendor político y cultural de la ciudad, por lo cual el interés es mayor aún. Warner consigue que el lector comprenda cómo se llegó a una de las etapas más brillantes y que más profundamente han marcado el destino de Occidente.
  • POMPEYA, de Ian Andrews.
  • POMPEYA de Joanne BerryPompeya es el yacimiento arqueológico más conocido del mundo. El drama de su destrucción nos fue relatado por los autores romanos; sus frescos y mosaicos han dejado boquiabiertos a los visitantes desde su descubrimiento en el siglo XVIII; sus casas y sus edificios públicos nos presentan el más vívido cuadro de la vida, el desastre y la muerte en una ciudad romana. No obstante, hasta la fecha no existía una obra, destinada al público en general, que hiciese una exposición completa, rigurosa y autorizada de su auge, esplendor y caída. Pompeya viene a llenar este hueco. • Desastre a la sombra del Vesubio narra el dramático relato de la destrucción y desaparición de Pompeya. • Descubriendo el pasado oculto de Pompeya examina las transformaciones experimentadas por los métodos de excavación e investigación desde el descubrimiento de Pompeya en 1748. • Nacimiento y desarrollo de una ciudad romana se ocupa de los orígenes y crecimiento de Pompeya, basándose en los últimos hallazgos arqueológicos. • Los habitantes de Pompeya reconstruye la vida cotidiana y la muerte de los habitantes de la ciudad. • La vida en el ojo público se sumerge en la vida política de Pompeya y en la de aquellos que aspiraban a ostentar cargos públicos, la elite de la sociedad pompeyana. • Casas y sociedad hace una introducción al documento arqueológico que suponen las casas de Pompeya: la arquitectura, la decoración y los objetos de la vida cotidiana. • Dioses, templos y culto expone el papel central desempeñado por la religión en la vida de los pompeyanos, desde el culto a los dioses romanos hasta el exótico de Isis. • La economía de una ciudad romana detalla la complejidad de la economía pompeyana, desde la producción de vino y lana al comercio de larga distancia, pasando por la hostelería. • Los últimos años de Pompeya se ocupa de los cambios acaecidos en Pompeya entre el devastador terremoto del 63 d.C. y la erupción del Vesubio del 79 d.C. Gracias a sus espléndidas ilustraciones –en las que se representan la arquitectura monumental, las inscripciones, las casas, las tiendas, los graffiti, los frescos y los mosaicos–, sus abundantes cuadros –en los que se explican aspectos que van desde los espectáculos teatrales hasta el suministro de agua– y sus completas tablas, este libro supone la referencia definitiva sobre Pompeya.
  • POMPEYA, de Mary BeardMary Beard, autora de El triunfo romano y una de las mayores autoridades en el estudio de la antigua Roma, nos cuenta una nueva y distinta historia de Pompeya, la ciudad destruida en el año 79 de nuestra era por una erupción del Vesubio. Su libro tiene una doble finalidad. En primer lugar, la de reconstruir lo que fue la vida en Pompeya: los trabajos cotidianos de sus habitantes, el gobierno de la ciudad, los placeres del cuerpo (comida, vino, sexo y baños), las diversiones y los juegos, la religión. Pero también, en segundo lugar, la de combatir los mitos que se han acumulado sobre su historia, comenzando por la dudosa higiene de los baños o el legendario número de burdeles y acabando por la realidad de la catástrofe, de la que nos ofrece una visión muy distinta a la de la leyenda. Mary Beard consigue todo esto en un texto fascinante, que da vida a los más inesperados hallazgos y a lo poco que sabemos de sus habitantes: la sacerdotisa Eumachia; Publio Casca, uno de los asesinos de César; los gladiadores, ídolos de las jovencitas pompeyanas.
  • POMPEYA, de Peter Connolly.
  • POMPEYA, de Robert HarrisGran autor de thrillers políticos, esta vez el autor de Patria se remonta al año 79 a.C. para recrear los tensos últimos días antes de la terrible erupción del volcán Vesubio. Detallada recreación de la ciudad de Pompeya antes de la catástrofe. Y minuciosa intriga política que pone sobre la mesa los intereses de los poderosos y la cruzada personal de un joven ingeniero romano en busca de verdad y justicia.
  • POMPEYA: CIUDAD VIVA, de Ray Laurence y Alex ButterworthCuando se produjo la erupción del Vesubio en el año 79, las nubes de ceniza ocultaron el sol y la grandeza de una ciudad como Pompeya. Basándose en las más modernas técnicas de investigación y en los últimos descubrimientos arqueológicos, los autores consiguen recrear un fresco de la vida cotidiana en el siglo I d. C. de incomparable verosimilitud y belleza. A partir de personajes clave de cada estrato social se reconstruye la Pompeya de los mejores y de los peores tiempos, y el lector se siente transportado a las calles y a las casas de la época entre olores y sonidos típicos de entonces. Era éste un mundo lleno de tensiones políticas y de extrañas costumbres, un lugar donde los mercaderes competían por las mejores rutas de comercio y los romanos ricos perseguían cualquier variante de placer. Y de repente, en el año 62, ocurrió una tragedia: un terrible terremoto asoló la ciudad. Durante una década contemplamos cómo Pompeya luchó por reconstruirse a sí misma mientras en Roma el emperador Nerón se hundió cada vez más en el despotismo y en la depravación. Y justo cuando la ciudad estaba por fin a punto de recuperar su vieja gloria ocurrió un nuevo desastre.
  • PONCIO PILATOS. EL DILEMA DEL PODER, de Roger CailloisComo en una ficción de Borges, Callois invierte la historia del proceso de Jesús. Pilatos no es aquí el administrador temeroso de la ira de los judíos, sino un hombre de principios que toma la decisión más justa: liberar a Jesús.
  • PRETORIANOS, de Adolfo Raúl Menéndez Argüin. Ensayo.
  • PROMETEO: MITO Y LITERATURA, de Carlos García GualLos mitos griegos nos han llegado a través de una tradición literaria que ha transmitido y renovado esos relatos arcaicos y religiosos con un intenso fulgor poético. La gran literatura clásica recreó y reinterpretó esos relatos heredados, de antiguo prestigio y de espléndida imaginación con renovada poesía y hondo patetismo. Y de entre los mitos griegos es probablemente el de Prometeo el que está recogido y conservado por la literatura en textos más varios y de mayor resonancia. Desde HesíodoEsquiloPlatón hasta Luciano el relato prometeico despliega su poderosa capacidad imaginativa y su fuerte sugerencia simbólica, tratando de explicar aspectos esenciales de la cultura humana. No sólo en la tradición literaria antigua, sino también en la modernidad y especialmente en el romanticismo europeo, pensadores y artistas han vuelto a retomar el relato del Titán filántropo, el dios robador del fuego, más tarde reconvertido en el rebelde escultor y creador de los humanos, con una vivacidad singular y memorable.
  • PUERTAS DE FUEGO, de Steven PressfieldTras derrotar a los aliados griegos en el paso de las Termópilas los persas encuentran a un único superviviente, Xeones, un escudero espartano. Un cronista al servicio de Jerjes anotará su crónica, en la que narra su vida y la de una ciudad de gente, sencilla pero indómita, que ha convertido la guerra en su profesión: Esparta. Los jóvenes allí son adiestrados desde la infancia en unas normas duras y rígidas donde se prima la seguridad del grupo sobre el individuo. Un soldado puede perder espada y casco, pero se le castiga por descuidar su escudo: el escudo sirve para proteger a sus compañeros de línea. Un espíritu colectivo del que está necesitado la Hélade, asolada por las guerras entre sus polis y enfrentadas ahora a un enemigo que ya domina medio mundo. Encabezados por los temibles espartanos, varios contingentes de aliados griegos se reunirán en las llamadas Puertas de fuego. Durante los días que puedan resistir, lucharán para evitar que la marea persa aniquile sus ciudades.
  • PÚRPURA IMPERIAL, de Gillian BradshawDesde la antigua Hispania hasta los territorios más ricos de Italia y Siria, con el Mediterráneo como mar interior, el Imperio Bizantino domina el mundo civilizado hasta los confines del norte, donde los hunos desafían las gloriosas conquistas del general Belisario. Sin embargo, en los palacios de Constantinopla son muchos los que consideran al emperador Teodosio una persona débil, incapaz y demasiado tolerante ante la disidencia religiosa y los enemigos bárbaros. Y mientras en la corte aumentan las intrigas políticas, en Tiro, el antiguo centro comercial del mundo cartaginés, la esclava Demetrias, la más diestra de las tejedoras de seda del imperio, ha recibido la orden de confeccionar un manto de color púrpura para uso exclusivo del emperador. Pero al cumplir su cometido, la humilde artesana se ve inmersa en una conspiración para derrocar a Teodosio. Así pues, el destino de Demetrias quedará íntimamente ligado al devenir de un imperio socavado por la ambición de quienes juraron defenderlo.