TÍTULOS I

  • ILIÓN Y ODISEO, de Imme Dros. Ni la huida de Helena con el apuesto Paris, ni la codicia del griego Agamenón fueron las verdaderas causas de la batalla de Troya, la epopeya más cantada de todos los tiempos. Según Ares, dios de la guerray narrador de esta historia, el origen de la disputa fueron los celos de las diosas Hera y Atenea cuando Paris eligió a Afrodita como la más bella. Con tono desenfadado y sentido del humor, Ares va revelando a los lectores cómo los dioses son capaces de enredar las vidas de los hombres: Afrodita empuja a Helena al lecho de Paris; Apolo desvía la flecha envenenada que dispara Paris y la dirige al talón de Aquiles; Atenea y Hera urden todo tipo de tretas para favorecer a los griegos; Zeus inclina la balanza según su capricho a favor de unos o de otros… Finalmente, tras la victoria de los griegos y la destrucción de Troya, se inicia la vuelta de Ulises a Ítaca, narrada por Penélope, Telémaco y Laertes — la mujer, el hijo y el padre de Ulises—, el cíclope Polifemo, la pérfida Circeo, los cien pretendientes de Penélope, testigos del emocionante regreso del héroe.
  • IMPERIO, de Valerio M. ManfrediEspecialista en el mundo antiguo, autor de éxitos internacionales, como Alexandros, estos relatos se estructuran, en su mayor parte, alrededor del tema de la venganza. La Antigua Atenas y la corte de los duques de Ferrara en el siglo XVI son algunos de los escenarios de este desfile de personajes y situaciones deslumbrantes.
  • IMPERIUM, de Robert HarrisMagnífica recreación histórica de uno de los personajes más fascinantes de la historia de Roma, y de su vinculación con las oscuras maquinaciones que determinaron el fin de la República. El joven Cicerón es un idealista, partidario de Pompeyo, pero sus enemigos le impiden acceder al codiciado título que otorga poder absoluto, el de Imperium. Si quiere ascender políticamente tendrá que pactar con los aristócratas y así descubrir a sus rivales.