TÍTULOS F

  • FAVORITOS DE LA FORTUNA, de Colleen McCulloughDesde el año 83 al 69 antes de Cristo, los principales acontecimientos de la historia de la antigua Roma en un fascinante mosaico novelesco que respeta escrupulosamente la verdad de los hechos, aunque narrándolos con la amenidad de la mejor de las novelas.
  • FÉLIX DE LUSITANIA, de Jesús Sánchez AdalidEn el año 248, Roma se prepara para celebrar con gran esplendor el milenario de su fundación, tras haber conseguido establecer la paz con los persas de Oriente Merced a la hábil gestión de los embajadores imperiales. Uno de estos emisorios es Félix de Lusitania, que regresa de su misión en Tesifonte después de haber arrastrado todo tipo de peligros.
  • FINAL TROYANO, de Laura RidingLa historia narrada en la Ilíada, la de una guerra total que lo abarca todo, se vuelve a contar aquí desde dentro, desde la humanidad y la intimidad de cada uno de sus míticos héroes, sin perder la poderosa concentración poética del original homérico.
  • FLAVIO JOSEFO. EL JUDÍO DE ROMA, de Mireille Hadas-Lebel¿Quién fue Flavio Josefo? ¿Fue un hombre conspicuo y sabio? ¿O un traidor? ¿Cómo consiguió estar junto a Vespasiano o Tito en su ascensión al trono? Flavio Josefo es el mejor testimonio del tiempo que vio nacer al cristianismo, un gran historiador sin el cual algunas de las páginas más dramáticas de la historia – como el incendio del Templo de Jerusalén o la destrucción de Masada- serían hoy desconocidas.
  • FUEGO DEL PARAÍSO, de Mary Renault. Sobre el fondo de un fresco histórico abigarrado y suntuoso, Fuego del paraíso relata los primeros años de la vida de Alejandro Magno: un Alejandro profundamente humano que busca su identidad entre las pasiones, a veces terribles, de una corte en la que conviven el refinamiento y la barbarie. Sin omitir los aspectos “escandalosos” de la historia, Mary Renault la utiliza para construir una novela sorprendente por su verosimilitud, su riqueza y su hondura.
  • FUEGO PERSA, de Tom HollandLa historia de la guerra en que nació Occidente. A principios del siglo V antes de Cristo, Occidente estuvo a punto de desaparecer. La mayor máquina de guerra que la historia había conocido hasta la fecha, el poderoso imperio persa, se fijó en las pequeñas ciudades griegas para continuar su expansión militar. Si los persas triunfaban, acabarían con la democracia, la filosofía y la ciencia griega y con ello arrancarían de raíz la civilización occidental de la faz de la Tierra. Frente a ellos, sólo un puñado de hoplitas, inferiores en número y enfrentados por las enemistades locales entre Atenas y Esparta. El emperador Darío estaba seguro de la victoria: continuaría la labor del gran Ciro y su imperio dominaría toda Europa. Después de todo, el imperio Persa jamás había sido derrotado, y no serían aquellos occidentales rebeldes y primitivos los primeros en hacerlo… ¿o sí? Tom Holland nos traslada a la época más apasionante de la historia de una forma nunca vista hasta la fecha. Nos sentiremos en primera línea de batalla en el desfiladero de las Termópilas y entre las trirremes en llamas en Salamina mientras Holland nos explica los entresijos de aquel conflicto y nos hace comprender cómo tiene mucho que enseñarnos respecto a las relaciones entre Occidente y Oriente en la actualidad.
  • FUROR BARBARI! CELTAS Y GERMANOS CONTRA ROMA, de Francisco GraciaPara mayor información y esclarecimiento el libro incluye mapas, tácticas de ataque e incluso viñetas de los hechos acontecidos. De forma escalonada, en diversas campañas y territorios, derrotados pero negándose repetidamente a considerarse definitivamente vencidos, celtas y germanos lucharon durante siglos para oponerse a la expansión romana, primero en la península Itálica, y posteriormente en Europa septentrional y meridional, según se extendía la mancha imparable del Imperio romano en un afán de conquista desmedido. A lo largo de cinco siglos, las derrotas más humillantes y en algunos casos decisivas- obtenidas sobre las casi siempre invencibles legiones, no fueron obra de ejércitos estatales poderosamente armados y equipados, mandados por estrategas cuyas campañas han perdurado en los anales de la historia militar, sino de tribus celtas y germanas, que, aún careciendo de una organización política unitaria, fueron capaces de luchar hasta el exterminio o la victoria en defensa de uno de sus principios más sagrados: el respeto a la patria y a la libertad. Es su costumbre cuando están formados en batalla salir de sus líneas para desafiar al más valeroso de sus oponentes a un combate individual, blandiendo sus armas para atemorizar a sus adversarios. Y cuando algún hombre acepta el reto de luchar, prorrumpen en cánticos alabando las hazañas de sus antepasados y se jactan de sus propios logros minimizando a su oponente.
Anuncios