TÍTULOS C

  • CALÍGULA, de Albert CamusReflexión sobre los problemas y obsesiones que nutrieron su creación literaria y teórica, CALÍGULA es una de las grandes piezas dramáticas de Albert Camus. En ella, los temas recurrentes del absurdo existencial, la enajenación matafísica, el sufrimiento del hombre y la lógica del poder reciben un despliegue dramático que discurre en paralelo a las novelas y ensayos de un autor cuyo talento y sensibilidad ética se centraron siempre en una indagación sobre la complejidad, la ambigüedad y la riqueza de la condición humana.
  • CALÍGULA, de Aloys WinterlingCalígula, emperador romanao del 37 al 41 de nuestra era, fue considerado como el prototipo de la maldad de los Césares romanos: insestuoso, quiso hacer cónsul a su caballo y planeaba trasladar la capital del Imperio a Alejandría. “Sin motivo alguno”, persiguió con saña a los senadores romanos, hasta el extremo de pretender que le adoraran como a un dios. Esto es, al menos, lo que afirman los historiadores antiguos. Si bien hace ya mucho que se reconoce el “odio fresco” que dio orígen a semejantes afirmaciones, todavía la moderna investigación histórica sucumbe repetidamente a su sugestión. A la luz de una nueva interpretación, el autor describe aquí la corta vida de este empreador siempre en peligro, y muestra cómo el reinado de Calígula lleva la impronta de una dramática historia de conflictos, en cuyo transcurso las conspiraciones senatoriales y las reacciones imperiales propiciaron la escalada de los acontecimientos. El joven César se sirvió cínicamente del servilismo y el oportunismo de la clase senatorial para imponer un régimen abiertamente autocrático y someterla al miedo, la impotencia y la autodestrucción como nunca antes se había experimentado en Roma…hasta que él mismo sucumbió víctima de su verdugo preferido.
  • CALÍGULA, de José Antonio Rodríguez ValcárcelSe ha tratado a lo largo de estas páginas de dar una visión diferente de lo que estamos acostumbrados de ver de Calígula como un loco sanguinario y cruel, únicamente preocupado por matar y organizar orgías de todo tipo en la línea de lo escrito por Suetonio y otros autores antiguos. Se ha querido, por tanto, valorar e insertar el breve gobierno de este emperador dentro de la Historia y del entramado político romano, haciendo un análisis de sus decisiones y actuaciones públicas en todos los órdenes, así como tocar diversos asuntos personales que pudieran haber influido en los anteriores y que, finalmente, tuvieron probablemente como consecuencia que las fuenets históricas tanto coetáneas como posteriores tergiversaran en muchos puntos la verdad sobre los acontecimientos producidos entre los años 37 d.C. y 41 d.C. ya que la ‘historia’ de esa época no tenía, como en la actual, un afán riguroso de exactitud. Los historiadores eran partidistas y tendenciosos y sus escritos históricos, en gran medida, los podemos encuadrar dentro de los géneros literarios.
  • CALÍGULA, de Paul-Jean FranceschiniCayo Cesar Germánico se convirtió en emperador romano en el 37 d.C. Inteligente y cultivado, aunque acomplejado por su físico, tenía dos grandes pasiones: el teatro y Drusila, la más bella de sus hermanas. Calígula comenzó su gobierno adulado por el pueblo y lo terminó siendo detestado por todos. Se había comportado como el peor de los dictadores, detestado por sus extravagancias, provocaciones y brutalidad. la ambición de poder era tal, que Calígula acabó creyéndose un Dios. Pero su ceguera y autocomplaciencia le impidieron percatarse de la conspiracion que se fraguaba en torno a su persona. Ésta es la historia de un ser fuera de lo común, conocido por su crueldad, lujuria y naturaleza desequilibrada, y por las intrigas familiares y políticas en las que participó.
  • CALÍGULA, de Pierre LunelCayo Cesar Germánico se convirtió en emperador romano en el 37 d.C. Inteligente y cultivado, aunque acomplejado por su físico, tenía dos grandes pasiones: el teatro y Drusila, la más bella de sus hermanas. Calígula comenzó su gobierno adulado por el pueblo y lo terminó siendo detestado por todos. Se había comportado como el peor de los dictadores, detestado por sus extravagancias, provocaciones y brutalidad. la ambición de poder era tal, que Calígula acabó creyéndose un Dios. Pero su ceguera y autocomplaciencia le impidieron percatarse de la conspiracion que se fraguaba en torno a su persona. Ésta es la historia de un ser fuera de lo común, conocido por su crueldad, lujuria y naturaleza desequilibrada, y por las intrigas familiares y políticas en las que participó.
  • CALÍGULA, EL DIOS CRUEL, de Siegfried ObermeierNada se resiste ante la maldad y la voluntad caprichosa de Calígula, un hombre que sembró su trayectoria de crímenes difícilmente imaginables, y que, en pocos años, se granjeó el odio de sus contemporáneos. Entre ellos, el de Cornelio Sabino, un joven de buena familia que, junto con su amigo, el centurión Querea, participó en la conspiración que puso fin al desgraciado gobierno de Calígula.
  • CALÍGULA: EL TIEMPO DEL PODER ABSOLUTO, de Daniel Nony. Ensayo.
  • CAMINO A ROMA, de Ben KaneRomulus y Tarquinius han viajado por medio mundo hasta llegar a Egipto. Reclutados por la fuerza para formar parte de las legiones de César en Alejandría, están a punto de ser aniquilados por los egipcios y, peor aún, sus compañeros de legión sospechan de ellos. En Roma, Fabiola, la hermana gemela de Romulus, se enfrenta a un grave peligro. Amante de Bruto desde hace tiempo, está recibiendo atenciones del gran enemigo de éste, Marco Antonio, y se ve involucrada en la conspiración para asesinar a César. Fabiola debe decidir si llevar a cabo sus planes de venganza contra el hombre de quien cree ser hija, o renunciar a ellos. Desde los campos de batalla de Asia Menor, hasta las calles sin ley de la ciudad de Roma, los tres protagonistas deben echar mano de todas sus habilidades para sobrevivir a las intrigas de la guerra civil y enfrentarse por última vez a su destino.
  • CASANDRA: HIJA DEL REY DE TROYA, de Carmen Martín NietoCiudad de Troya. Troya domina y controla el Estrecho y la navegación hasta el mar Negro. Tiene excelentes relaciones con el imperio Hitita, que gobierna buena parte de Asia Central y con Egipto, pero con los aqueos que son bárbaros, la relación es tensa. Durante el reinado de Príamo, Troya prospera. Asia Menor, hacia 1.200 a.C. Troya ha caído en la guerra contra los aqueos. Una de las supervivientes de la familia real de Troya, Casandra, es salvada por Agamenón, rey de los aqueos, debido al amor que ambos se profesan en secreto. Casandra relatará la verdadera historia de Troya para que quede reflejada a lo largo de los tiempos, no puede tolerar el olvido. Junto a ella, su esclava Heófila, irá aportando notas ya que ha sido espía en el campo enemigo. Y así, tendremos a dos narradoras que nos contaran la realidad desde dos puntos de vista: La de los troyanos, con Príamo y Hécuba (reyes de Troya y padres de la sacerdotisa Casandra), el gran Héctor, al que vence Aquiles, y sus hermanos entre los que se encuentra Paris que será el que desencadene la tragedia al raptar a Helena, la mujer de Menelao y cuñada de Agamenón. Por otra parte, se entrecruzará la realidad de los invasores aqueos, con Menelao, Agamenón, Odiseo, Aquiles o Ayax.
  • CATILINA: UNA FICHA POLÍTICA, de A. M. Pascual.
  • CENTURIÓN, de Simon ScarrowPalmira es apenas un pequeño reino en pleno desierto objeto de deseo tanto de Roma como de Partia; no hay duda de que puede convertirse en una auténtica pesadilla para el Imperio, y, cómo no, para el prefecto Macro y el centurión Cato. Una revuelta en Palmira hace que el Imperio mande tropas para ayudar al rey y defender las fronteras, pero la intimidante presencia de los legionarios lleva a Partia a desencadenar una guerra de consecuencias insospechadas en un territorio que Macro y Cato conocen mal, pero que no tardan en aprender a odiar, y en el que la táctica de las falanges resulta insuficiente ante jinetes y arqueros tan hábiles como los partos. Y lo único que les faltaba era la sospecha de que existe un traidor en sus propias filas, quizás en círculos muy próximos al propio rey; o que Cato se enamorara de la aristócrata hija del embajador romano. En esta ocasión Simon Scarrow nos deleita con una estupenda novela sobre la durísima vida de las legiones en el desierto.
  • CÉSAR, de Adrian Goldsworthy. Ensayo. Julio César, el romano más famoso que ha existido tanto en su época como a lo largo de los siglos, fue un líder carismático, un brillante político y un genio militar capaz de algunas de las victorias más espectaculares de la historia: en menos de una década conquistó toda la Galia, invadió Germania y desembarcó en Britania. Sin embargo, su inusual e imparable carrera y su ascenso hacia el poder continúan hoy suscitando controversias entre los estudiosos. En esta biografía definitiva, Adrian Goldsworthy aúna de forma magistral todos los aspectos de la vida del coloso y nos ofrece el retrato más vívido del hombre que al final de su adolescencia evitó ser ejecutado por su oposición directa al dictador Sila; que fue condecorado por su valor en combate y capturado por piratas a cambio de un rescate cuantioso; que en la palestra política se ganó muy pronto una reputación de inconformista, ambicioso y peligroso; que con poco más de treinta años ya empezaba a dominar el Senado… sin olvidar sus amoríos con mujeres de la aristocracia, tan frecuentes como escandalosos: su magnetismo personal era tal que logró seducir a muchas de las esposas de sus oponentes y, como es sabido, a la bella y enigmática Cleopatra. Un libro que penetra en la figura de quien supo alzarse desde la oscuridad completa para convertirse en el hombre más rico del mundo y detentar un poder capaz de acabar con la República romana. A su muerte, en sí misma espectacular, César dominaba casi todo el mundo conocido.
  • CÉSAR, de Colleen McCulloughCorre el año 54 A.J.C. y Cayo Julio César avanza por la Galia aplastando a los feroces reyes guerreros que se cruzan en su camino. Sus victorias en nombre de Roma son épicas, pero los líderes de la república no están satisfechos… están aterrados. ¿Hasta dónde llegará la ambición sin límites del militar más brillante de Roma?
  • CÉSAR IMPERATOR, de Max GalloEl inmenso Imperio romano reinó en el mundo durante cuatro siglos, y su creador fue un hombre de una talla excepcional, ambicioso y fascinante: Julio César, al que Max Gallo nos presenta en toda su extraordinaria humanidad. Sabemos que venció a Vercingetórix y sedujo a Cleopatra, y que fue un escritor brillante y un excelente orador. Pero es imposible imaginar la energía, el valor y la habilidad política y militar que necesitó para lograr conquistar por sí solo todo el mundo mediterráneo, desde España hasta Asia, Egipto y otros enclaves de la costa africana, al tiempo que libraba una guerra civil contra Pompeyo. César terminaría, así, proclamándose vencedor y único gobernante de Roma. César fue un hombre solitario, aunque estuvo casado varias veces; incluso cuando se hallaba en los brazos de sus jóvenes y bellos secretarios, y también cuando el pueblo romano lo aclamaba. Así, sentado en un trono de oro, dictador y cónsul a perpetuidad, sumo pontífice e imperator, cegado por su propia gloria, no supo ver los puñales que lo acechaban en la sombra. Gracias al esmerado trabajo de Max Gallo descubrimos cómo se gestan poco a poco los grandes hombres y también cómo se equivocan. El mundo de César era sin duda cruel, pero a él le debemos las bases de la civilización occidental, es decir, de nuestra historia.
  • CÉSAR IMPERIAL, de Rex Warner. Julio César no puede dormir. No lo sabe, pero al día siguiente va a ser asesinado. En las horas de insomnio habla consigo mismo sobre sus recuerdos desde las primeras campañas en las Galias, hasta el momento en que el Senado le elige para gobernar y el pueblo aclama su nombre. General, emperador, escritor, el hombre capaz de combinar arduas operaciones militares con una absorbente aventura amorosa con Cleopatra deja ver en este soliloquio sus contradicciones, reflexiones y angustias como ser humano y como estadista.
  • CICERÓN, de Anthony Everitt. Ensayo. La de Marco Tulio Cicerón (106 a. C.-43 a.C.) es la historia de un hombre que, procedente de una familia de caballeros (équites), se hizo a sí mismo después de adquirir una impresionante cultura literaria, científica, filosófica y jurídica de la mano de los más reputados filósofos de su tiempo en Grecia y Asia y que, de regreso a Roma, llegó a ser uno de los principales abogados y oradores de su tiempo y emprendió una fulgurante carrera. Sin embargo, también es la hisotira de un republicano convencido e insobornable que, a lo largo de su extensa vida, no dejó de acumular enemigos sobre todo debido a la fidelidad a sus convicciones y nos legó una impresionante obra retórica, filosófica y política.
  • CIUDADANO DEL IMPERIO, de Gillian BradshawTomando a Hermógenes como referente, Gillian Bradshaw describe las dificultades con que se encontraba todo aquel que en teoría disfrutaba del estatus de ciudadano romano en un imperio en el que sólo se consideraba así al nacido en Roma.
  • CLAUDIO EL DIOS Y SU ESPOSA MESALINA, de Robert GravesTartamudo, tullido, despreciado por sus sanguinarios parientes (como su sobrino Calígula), Claudio, sin embargo, los sobrevive a todos, acompañado por su lasciva esposa, hasta caer asesinado a manos de Agripina, la madre del emperador Nerón.
  • CLEOPATRA, de Christoph Schäfer. Ensayo. Tradicionalmente se ha señalado que el final de Cleopatra llegó por la mordida de una cobra egipcia, lo cual causó su muerte. Sin embargo, el historiador alemán Christoph Schaefer se ha propuesto refutar este mito, y para ello ha viajado a Alejandría junto a otros expertos para investigar los textos médicos antiguos y hablar con expertos en serpientes. Según sus conclusiones Cleopatra debió haber muerto por una sobredosis de opio y cicuta, pues una muerte por mordedura de serpiente habría arruinado una de las cosas más importantes para ella: su belleza. “Cleopatra quería ser recordada como una mujer hermosa tras su muerte -afirma Schaefer-, para así mantener su mito. Probablemente tomó un cóctel de opio, cicuta y aconitum, que en esos tiempos era una mezcla muy conocía que llevaba a una muerte indolora en cuestión de horas, mientras la mordedura de una serpiente podría llevar días y ser agonizante.” De todos modos, la muerte adrede de Cleopatra es algo imposible de investigar. Más allá de que el argumento de Schaefer resulta razonable, es imposible afirmarlo con total seguridad. El mito de Cleopatra es más grande, y aunque la teoría es interesante, difícilmente tengamos alguna vez un panorama claro de su muerte.
  • CLEOPATRA, de M. Clauss. Ensayo.
  • CLEOPATRA, de Michel Chauveau. Ensayo.
  • CONSPIRACIÓN, de Robert HarrisEl cónsul Cicerón, republicano convencido, tiene poderosos enemigos dispuestos a acabar con él. Uno de ellos se llama César… Excelente recreación novelada de uno de los episodios más apasionantes de la historia de Roma, protagonizado por un Cicerón que ha de hacer frente a la perfidia y astucia de enemigos de la talla de Catilina o del propio César. El autor reconstruye con gran rigor todo el entramado de intrigas y corrupciones que imperaban en la Roma del 63 AC, y cómo el cónsul Cicerón desbarata la conjura de Catilina y se convierte en el salvador de la República. Sin embargo, César, que logra salir indemne de la conspiración, se alía con Craso y con el triunfador general Pompeyo para neutralizar el Senado. La República tiene los días contados, y Cicerón, forzado al exilio, dispone de un solo día para abandonarlo todo y salvar su vida.
  • CONSTANTINO. CREAR UN EMPERADOR, de Santiago CastellanosQue el Imperio romano apostara por el cristianismo no fue una cuestión menor. Y esto sucedió a partir del emperador Constantino. No decretó la oficialidad del cristianismo, ni de ninguna de sus variantes, pero sí sentó las bases para que este proceso fuera posible. Por tal motivo el tema “Constantino” está presente con frecuencia en las discusiones científicas e incluso en algunos medios más cercanos al público en general. Este libro propone un enfoque político del asunto. Constantino fue el agente principal en la eliminación del sistema de gobierno colegiado (cuatro emperadores) que había ideado Diocle­ciano a finales del siglo III d.C. En la construcción de su poder personal resultaron básicas sus victorias en los campos de batalla, pero también una nueva justi­ficación ideológica del poder, que se iba a distanciar para siempre del efímero ensayo tetrárquico. Durante el periodo de gobierno de Cons­ tantino, fallecido en 337 d.C., continuaron los cultos tradicionales del mundo romano, pero el cristianismo obtuvo una consideración especial de la que nunca había gozado. No solo se decretó la tole­rancia, que ya había decidido Galerio unos años antes, sino que se impulsaron construcciones cristianas, y sus líderes comenzaron a recibir el apoyo jurídico y económico del Imperio. La convocatoria de concilios, de magnas reuniones episcopales, fue quizás uno de los escenarios más gráficos de la nueva relación entre el Imperio romano y los cristianos. Que el emperador se terminara bautizando en su lecho de muerte fue una especie de punto final simbólico a un proceso cuya base política e ideológica supone el tema de este ensayo.
  • CONTINÚAN LOS CRÍMENES EN ROMA, de Emilio CalderónManio, un joven aristócrata, regresa a Roma desde Capadocia, donde ha luchado contra los partos. A su vuelta es recibido por su padre, y ambos esperan que Manio sea nombrado de inmediato tribuno del ejército. Pero la felicidad por el regreso y los planes para el futuro se ven truncados cuando el padre de Manio es asesinado. El joven se convierte en el principal sospechoso y se enfrenta a un proceso por parricidio en el que solo cuenta con la ayuda de su novia, la bella Claudia. El lector, al acompañar a Manio en sus peripecias, entrará en contacto con la vida en tiempos del imperio romano y averiguará, entre otras muchas cosas, cómo vivían los aristócratas y los esclavos, cuáles eran las costumbres culinarias o cómo se honraba a los muertos.
  • CREACIÓN. LA CRÓNICA DE CIRO ESPITAMA Y EL FABULOSO MUNDO DEL SIGLO V A.C., de Gore VidalCreación narra el periplo de Ciro Espitama en su afán por resolver algunos de los grandes enigmas de todos los tiempos. De este modo, su espléndido relato se convierte en un extraordinario recorrido por los tiempos de Buda, Confucio, Herodoto y Sócrates, y en un apasionante viaje al nacimiento de las grandes ideas filosóficas, espirituales, políticas y científicas del mundo moderno.
  • CRUZAR EL RUBICÓN, de Steven Saylor«Alea jacta est.» César ha cruzado el Rubicón, el pequeño río que separa la provincia gala de la península itálica, y se dirige con sus ejércitos hacia Roma, donde su rival, Pompeyo, está a punto de abandonar la ciudad y dejar a los romanos sin protección ni gobierno. En medio de la creciente confusión, uno de los primos favoritos de Pompeyo aparece muerto en el jardín de Gordiano el Sabueso, el más célebre investigador de Roma, quien no tendrá otra opción que hacerse cargo de uno de los casos más difíciles y comprometidos de su carrera. Gran conocedor de la naturaleza humana y peculiar páter familias —sus hijos adoptados y esclavos manumisos retratan a un hombre indiferente a los valores tradicionales—, no hay rincón de la ciudad eterna que se resista a la mirada indagadora de Gordiano. Sin embargo, a sus sesenta y un años, en un clima de guerra civil enrarecido por la volatilidad de las alianzas políticas, Gordiano deberá hacer acopio de todas sus fuerzas y demostrar que no ha perdido ni un ápice de su renombrada inteligencia. Cruzar el Rubicón es la séptima entrega de la exitosa serie Roma sub rosa, novelas que describen con enorme realismo los últimos años de la república romana a través de las peripecias de Gordiano el Sabueso.
  • CUÉNTAME UN MITO, de Carlos GoñiLos mitos son narraciones fabulosas de origen desconocido. No se sabe quién los inventó: fueron transmitiéndose de generación en generación como una buena noticia o una verdad maravillosa. Se puede decir, por tanto, que no tienen autor, o lo que es lo mismo, que nadie tiene derecho sobre ellos: son patrimonio de la humanidad. Como narraciones, estas maravillosas historias necesitan de los mitógrafos, de alguien que las cuente una y otra vez.
  • CUENTOS Y LEYENDAS DE LA MITOLOGÍA GRIEGA, de Claude PouzadouxDioses ninfas sátiros héroes musas cíclopes y multitud de seres fantásticos protagonizan los mitos y leyendas de este libro. Jasón y el Vellocino de oro el combate de Jasón contra el minotauro cuando Cronos devoró a sus hijos o los amores de Edipo son algunas de estas historias. Aventuras formidables y fabulosas que no han dejado de exaltar la imaginación de los mortales desde la Antigüedad hasta nuestros días. Ya en la Grecia clásica los jóvenes oían contar en sus familias historias de la mitología; estos relatos evocaban un mundo sagrado lleno de aventuras maravillosas. Pero a pesar de su carácter fabuloso las leyendas no estaban tan alejadas de la historia. Detrás del mito se escondían acontecimientos ligados a la creación del mundo y a la organización de los primeros hombres. Aquellos narradores de cuentos imaginaron que estos mitos daban una visión poética de los primeros tiempos de la humanidad.